¿Qué son las constelaciones familiares?

Constelaciones Familiares es un tipo de Psicoterapia Sistémica Familiar desarrollado por Bert Hellinger.
Todos, desde el momento de nacer, formamos parte de una familia, una “conciencia común” que nos une. Bert Hellinger la llama “alma familiar” que vela por todos los miembros.

En casi todas las familias, hay ciertos hechos que tienen un profundo impacto residual en todos sus miembros, perturbando la armonía familiar. Todos los miembros de la familia, incluyendo aquello que están ausentes por muerte y separación, están energéticamente presentes en la estructura familiar y afectan a los otros miembros.

Así, si una persona fue excluida de la familia o tuvo una muerte difícil – de forma inconsciente – algún miembro posterior se encargará de recordarla. En la familia y sus relaciones básicas, se encuentra la fuente de nuestras dificultades, ya sean de carácter físico o psíquico. Al mismo tiempo, también se encuentra el camino y la fuerza para la resolución de las mismas.

Es por ello que el alcance del trabajo no se limita a la persona que ha hecho su constelación, sino también al sistema familiar, ya que cuando un elemento del sistema se mueve, todo se recoloca a su vez, encontrando un mejor equilibrio. Así mismo, este trabajo también afecta al resto de participantes del taller, ya que muchas problemáticas son comunes, en menor o mayor grado, a las del resto de participantes.

2DE_constelaciones2

En el transcurso de la constelación, se va desarrollando la comprensión de los fenómenos del sistema familiar, de sí mismos, del poder del amor y de las fuerzas que gobiernan las relaciones humanas, llegando a tener nuevas imágenes encaminadas o soluciones alternativas, aceptando el propio lugar dentro del sistema y fluyendo el autentico amor entre los miembros de la familia.

Es por ello que son mucho más que una herramienta terapéutica; nos pone en contacto con los movimientos más profundos de nuestro ser. La exploración de las dinámicas que perduran en nuestro sistema familiar tiene un efecto poderoso de sanación y reconciliación, tanto a nivel físico como espiritual. Con este trabajo se logra traer a la luz lo oculto y hacer visible la causa de determinados conflictos. La realidad aceptada es liberadora, disuelve las implicaciones en viejas ilusiones y abre paso a la reconciliación. De esta manera la perspectiva se amplía y con ella también la responsabilidad.

Durante el taller se pueden tratar diferentes temáticas. Resulta sorprendente la cantidad de problemas que tienen una raíz sistémica. Por lo tanto no sólo se pueden tratar problemas familiares sino también duelos, dificultades a la hora de encontrar o mantener una relación de pareja, dificultades para estar en contacto con la felicidad, enfermedades, orientación en momentos de cambio, adicciones, abuso sexual, adaptación a nuevas situaciones o etapas vitales, problemas en el lugar laboral, elección o cambio de empleo/profesión….

De interés para todo/a explorador/a en el área del crecimiento personal al aumentar la comprensión de sí mismo y de sus relaciones vitales. Igualmente recomendable para los profesionales en el ámbito de ayuda y salud (terapeutas, psicólogos, pedagogos, educadores, médicos, ATS, asistentes sociales, abogados…).

Marina Ferreras.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *