Yo elijo ser feliz, ¿y tu? Alaia Ayerza

¿Cómo voy a ser feliz si no tengo pareja?¿Cómo voy a ser feliz si no he conseguido el trabajo de mis sueños?¿Cómo voy a ser feliz si no me gusta la vida que tengo? ¿Cómo voy a ser feliz si todo me sale mal? y así podíamos estar preguntando cómo es posible ser feliz a pesar de las circunstancias.

Creemos que para sentirnos bien afuera tiene que estar bien. Que si aquello no puedo cambiar es que tengo mala suerte solemos decir. Te recuerdo que aunque creas y sientas que las cosas no están funcionando como tu querrías , tienes la posibilidad de cambiar. Y no siempre se empieza desde fuera porque  es cierto que a veces no podemos cambiar algunas circunstancias o sucesos. Pero siempre siempre  puedes elegir cómo quieres sentir.

semi

Imagina que tienes una cita muy importante. Vas conduciendo y resulta que hay un montón de coches circulando por la misma carretera  porque cerca ha habido un partido de futbol. Piensas: ¡que rabia, voy a llegar tarde por culpa del trafico! , ¡encima el móvil se me ha quedado sin batería!, ¡que mala suerte tengo!. ¿Qué emociones has sentido?¿Cómo te sientes ahora?.  Ahora, imagina la misma situación pero esta vez piensas: vaya hay muchos coches y llegare tarde, mientras tanto voy a poner la radio , seguro que las personas me van a esperar., ¿Qué emociones has sentido?¿Cómo te sientes ahora?¿ Te sientes mejor verdad?.  En las dos ocasiones ha ocurrido exactamente lo mismo, pero nos hemos sentido  muy diferentes. Pase lo que pase TU eliges qué quieres sentir AQUI Y AHORA.

 

Cuando decidimos estar bien o elegimos experimentar emociones agradables somos felices y la vida funciona mejor. ¿O acaso no te ha pasado nunca que estas muy contenta y lo que te rodea lo ves mas bonito? . Y no estoy hablando de ignorar las cosas tristes , pero  desde sentirte bien te aseguro que  las cosas cambian, tarde o temprano siempre amanece.

niños

Para terminar te invito a que leas este precioso cuento : Una noche un anciano indio Cherokee le contó a su nieto la historia de una batalla que tiene lugar en el interior de cada persona. Le dijo: “Dentro de cada uno de nosotros hay una dura batalla entre dos lobos. Uno de ellos es un lobo malvado, violento, lleno de ira y agresividad. El otro es todo bondad, amor, alegría y compasión”. El nieto se quedó  unos minutos pensando sobre lo que le había contado su abuelo y finalmente le preguntó: “Dime abuelo, ¿ cuál  de los dos lobos ganará?. Y el anciano indio respondió: “Aquél al que tu alimentes”

ALAIA AYERZA.

Estudiante de Psicologia de la UPV/EHU actualmente en prácticas en el CPI -ICPNLi

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *