METÁFORAS Y SALUD -Por José Angel Madinabeitia

En una charla sobre Salud, pregunté a los asistentes qué era la Salud para ellos; qué significaba para cada uno de ellos estar sano o enfermo…y me dieron, como esperaba, respuestas muy variadas, entre ellas varias metáfora de salud:

-“La salud es la ausencia de dolor, y el dolor no hay por qué sufrirlo”

-“La enfermedad es lo contrario de la salud, y por tanto hay que combatirla”

-“Un estado de equilibrio entre la mente y el cuerpo, y la enfermedad, una señal de que ese equilibrio se está perdiendo”

-“Sentirse bien consigo mismo”

-“La salud es el estado natural del ser ; el ser siempre tiende a la salud, si le dejamos”

-“Es un estado que hay que cuidar, como un jardín, para que dé bellas flores”

-“La salud es la posibilidad de llevar a cabo tus proyectos

Resultado de imagen de Metáfora de salud

 

Metáfora de salud:

Como se observa, hay definiciones para todos los gustos y tú podrás estar de acuerdo con alguna de ellas o aportar tu propia definición. He marcado en negrita las palabras que, a mi modo de ver, son claves a la hora de definir “desde dónde” observo el fenómeno de la Salud. Palabras como “ausencia”, “contrario”, “combatir”, “equilibrio”, “señal” etc.….me dan una pista de cómo percibe cada uno la salud, qué METÁFORA usa para entender la Salud…

Es importante que conectemos cada uno con nuestra Metáfora de salud particular, puesto que nos dará una información precisa de cómo nos afecta y de cómo la podemos “abordar” (otra metáfora).

Ejemplos de Metáfora de salud

Si yo pienso que “la Salud es lo contrario de la enfermedad”, o es “la ausencia de dolor” por ejemplo, es posible que considere la enfermedad, o el dolor como un enemigo con el que no deseo convivir, y lo combata con las armas más potentes  que estén a mi disposición a fin de que desaparezca…En esta metáfora “bélica” se logra la Salud con la eliminación de la enfermedad como un enemigo indeseable  (o, como nos solemos conformar a menudo, con la eliminación sólo de los síntomas) y es la metáfora favorita de los laboratorios químico-farmacéuticos, que nos venden las armas apropiadas, “ad hoc”, para cada enfermedad…(Combata el dolor con…..Contra la gripe tome…Elimine el resfriado con… y uno se toma su producto, y, como por arte de magia, al instante está sano como una manzana)

Si mi metáfora de Salud es “Un jardín que hay que cuidar” es probable que dé más importancia al día a día, esté más en contacto con la Naturaleza, me cuide y coma de una manera sana, haga ejercicio, “escuche” mejor a mi cuerpo y recurra a productos naturales cuando note que mis flores estén un poco mustias, y no considere la enfermedad como un enemigo a combatir sino como un jardín al que, quizá, haya que regar más…

Metáfora de salud

Tu Mapa Vital según tu Metáfora de salud

En cada metáfora se puede sacar una valiosa  información de cómo es mi Mapa Vital, de cómo percibo la realidad y reacciono ante ella… Como siempre, no existe un Mapa o Metáfora mejor ni  peor. La metáfora bélica puede ser la más útil en algún contexto, y puede que en ese caso no haya mejor opción para salvar la vida o  recuperar la Salud que el uso de fármacos “contra»… La metáfora del jardín puede ser adecuada para mantener el organismo en un estado tal que la enfermedad no aparezca, o si lo hace sea de una manera más “amable”…y mi actitud ante ella más positiva…

Es conveniente revisar mi metáfora de Salud, observar si es coherente con el resto de metáforas con las que interpreto la vida, si me ayuda a tener una buena salud… En caso contrario sería adecuado explorar otras metáforas…

Por parte de los profesionales de la Salud, sería muy interesante que exploraran cuál es la metáfora de cada consultante o cliente (la metáfora “paciente” no me gusta) para adaptar su lenguaje al de su cliente. Si un cliente habla de su Salud como un jardín que cuidar, más vale no emplear le lenguaje bélico de “combatir la enfermedad con fármacos” puesto que el cliente no se sentirá entendido, y es poco probable que tome los fármacos prescritos, pues va contra su metáfora, al mismo tiempo que se pierde el efecto “placebo” que tanto la palabra del terapeuta como el remedio tienen…

Por el contrario, a un cliente cuya metáfora sea la bélica, sí que le será útil ese lenguaje, y, al verse comprendido en su problema y compartir visión del mismo, el efecto terapéutico del fármaco se verá reforzado por el efecto placebo del mismo y del propio  terapeuta…

Al final, alguien dijo que “todo son creencias” y una metáfora es, entre otras cosas, una forma poética de representar una creencia…

Cito también a J.Blau que dijo en una ocasión:

-“El médico que no ejerce un efecto positivo en sus pacientes debería hacerse patólogo o anestesista. Si el paciente no se siente mejor con sólo haber pasado por su consulta, se ha equiviocado usted de profesión”. J.Blau en  “El médico y el placebo” Lancet 1 (1985), 344.

Y tú… ¿qué metáfora de salud tienes?

Un abrazo

José Ángel Madinabeitia

 

Resultado de imagen de jardín zen

La verdadera belleza es una actitud ¡Compruébalo por ti mismo! Alaia Ayerza

Hace un tiempo cuando leí el libro de Rosa María Raich que se titula “imagen corporal: conocer y valorar el propio cuerpo” me encontré con un experimento sobre como sentirnos mejor con nuestro cuerpo que hoy quiero compartir con vosotr@s:

Voluntarios y voluntarias que participaron en un experimento tenían que acudir a una entrevista de trabajo.  Antes de la entrevista se les pintó una horrible cicatriz en el rostro, pero al final del maquillaje sin que lo supieran se les quitó la cicatriz. Después de la entrevista, por un lado, los voluntarios afirmaron que habían observado malestar en los  entrevistadores por la cicatriz (que en realidad no lo llevaban). Por otro lado, los entrevistadores afirmaron que no les había convencido porque manifestaban estar acomplejadas por su físico.

Con este experimento se quiso demostrar lo siguiente:

  • Nos comportamos de acuerdo a cómo creemos que somos.
  • Los demás nos responde de acuerdo a lo que nosotros demostramos que somos.

Es decir si yo pienso que soy poco atractiva me comportaré como tal. O si pienso que no soy buena en mi trabajo haré menos de lo que realmente soy capaz , entonces los demás no verán mi gran capacidad de trabajar. O si pienso que a nadie le caigo bien  con mi actitud no permitiré que nadie me conozca cómo soy.

También puede ser que no te sientas a gusto contigo misma o que hay una parte de tu cuerpo que según tú te hace sentir menos guapa/o. Entonces, puede ser que lo intentes disimular a toda costa pensando que la gente se fijará en eso que a ti te resulta desagradable (ej: maquillarte, ponerte ropa holgada, evitar acudir a los eventos sociales etc). Si piensas que todo el mundo se va enterar que tienes un grano y que por eso no te van ha hablar, lo más probable será que no te hablen porque tú estarás en una esquina mirando todo el rato al móvil y te sentirás triste e incomprendida.

Celia es una estudiante que desde pequeña ha creído que tiene unas piernas muy feas. Tanto es así que a menudo usa pantalones largos. Últimamente había probado a ponerse faldas largas, hasta que se dio cuenta que siempre que entraba en clase dos muchachas se fijaban abiertamente en sus piernas y hacían comentarios. Celia se sintió muy mal, creyó naturalmente , que sus compañeras se reían de sus piernas y así le comentó a su mejor amiga. Ésta se fijó y vio que era cierto, entonces se fue a hablar con las <<criticonas>> y les contestó que era cierto:<< sí, es verdad, lo primero que hacemos al venir a clase es fijarnos en los zapatos que lleva, tiene tan buen gusto y son tan bonitos y variados.>> ( R.M Raich- Imagen corporal: conocer y valorar el propio cuerpo).

Lo que piensa, juzgas e interpretas ante una situación determinará lo que sientes. Como dice Ellis “SENTIMOS TAL COMO PENSAMOS”.

Sentirnos mejor con nuestro cuerpo

Comparto contigo algunos consejitos para sentirnos mejor con nuestro cuerpo:

  1. Realizar actividades agradables con el cuerpo. Así mejoramos la relación con nuestro cuerpo y las percepciones, creencias y actitudes que tenemos con ella. yoga, pilates, correr, caminar, bailar,nadar etc. También ir a la peluquería, ir a un spa, comprar ropa que nos favorece etc.
  1. Todos los días antes de dormir ( o cuando puedas) apuntaremos en un cuaderno cosas para agradecer nuestro cuerpo.

Por ejemplo:

  • Gracias a la cantidad de pelo que tengo puedo hacer unos peinados preciosos.
  • Agradezco no tener pelo porque así no tengo que peinarme y me da tiempo para hacer otras cosas.
  • Gracias a mis piernas y pies puedo caminar por la playa.
  • Gracias a los ojos puedo mirar a mi hijo.
  • Hoy una compañera de trabajo me ha preguntado dónde había comprado la chaqueta, me alegro que le haya gustado.

Siempre podemos encontrar algo para agradecer. SIEMPRE.

  1. Nos pondremos delante del espejo y nos diremos cosas bonitas. Trátate como lo tratarías a un/a niño/a.
  1. Cuando te levantes durante dos minutos haz una de las dos siguientes posturas . (sirven para ser más asertivos según la doctora Amy JC Cuddy, también es valido para sentirse bien con uno mismo):
  • Brazos en jarra, piernas separadas y mentón hacía arriba, sería la típica postura de “superman” o “superwoman”.
  • Brazos levantados, pecho hinchado, cabeza ligeramente hacia arriba y boca abierta, es la postura del deportista ganador.

 

Y para terminar : “No olvides que la verdadera belleza es una actitud, y que eres increíblemente preciosa cuando eres auténtica”- Anónimo/a

 

Alaia Ayerza Sánchez  (Estudiante en Practicas de la UPV)

 

 

 

pasos para el cambio de año

6 PASOS para el cambio de año

Pronto entraremos en el último mes de 2015. Buen momento para parar y hacernos preguntas de carácter introspectivo y potenciador para evaluar el 2015 y poner conciencia en la evolución que queremos llevar a cabo durante 2016. En este post vamos a ver unas cuantas ideas que podemos hacer como pasos para el cambio de año.

Es cierto que los días, meses, años, son inventos del hombre para poder controlar el tiempo y que desde la psicología humanista, especialmente desde la Gestalt, abogamos por el “Aquí y Ahora” ya que las neurosis humanas se estructuran sobre todo en nuestros excesos de pasado y de futuro y sólo el momento presente existe realmente.

Pero saliendo de esta obsesión con el tiempo que nos inunda en ocasiones, bien es cierto que las fechas señaladas marcadas por el hombre (cambios de año, cumpleaños, aniversarios) y las marcadas por la naturaleza y sus ciclos (solsticios, cambios de estaciones, ciclos lunares…) son un buen motivo para lanzar una vez más la invitación a la conexión con uno/a mismo/a. Parar la maquina y mirarnos. En este caso, observar el 2015 y colocarnos proactivamente hacia 2016.

Esto se puede hacer de manera libre y espontánea, mediante la reflexión y el prestar atención y esa es sin duda la mejor manera. Pero cómo a veces no estamos tan presentes cómo quisiéramos y una estructura puede ayudarnos a ello, esta es mi propuesta de trabajo para el mes de Diciembre.

calendario

 

 

 

 

 

 

 

6 PASOS para el cambio de año.

Diciembre Semana 1

PASO 1: REFLEXIÓN ¿Cómo ha sido 2015?

Haz un repaso del año. De lo vivido, de lo ocurrido. Puedes hacer una lista, respondiendo a estas u otras preguntas, siempre con un tono potenciador.

– ¿Cómo ha sido para mi este año?
– ¿Cómo me he sentido?
– ¿Cómo he actuado?
– ¿Qué cosas importantes o reseñables he vivido?
– ¿Con quien he estado?
– ¿Dónde he estado?
– ¿Cómo he vivido las áreas importantes de mi vida?
– ….

multiple-heads

 

 

 

 

 

 

 

PASO 2: SIENTE. Dale espacio a tus sentimientos.

– Toma un calendario del 2015 y una caja de pinturas de colores y vete repasando cada semana, cada mes, cada época pintándolo del color que sientas que ha sido esa época del año y dándote cuenta de que emociones te genera hacerlo. Puedes correlacionarlo con el repaso que has hecho al reflexionar sobre el año. .
– Observa lo que has coloreado y date cuenta de qué es lo que sientes al verlo. Que emociones y sentimientos te vienen al repasar el año.
– Dedica unos días a, sencillamente, dejarte sentir. Dales a tus sentimientos el espacio para expresarse y darte la información necesaria. Escucha y vívelo.

arbol-de-amor

 

Diciembre Semana 2

PASO 3: LIMPIEZA

Vamos a utilizar esta semana para cerrar cosas pendientes y liberar energías estancadas. Haz lo que necesites hacer para liberar cargas antes del paso de año:
– Conversaciones pendientes (esa llamada, ese mail, ese mensaje, esa conversación…)
– Temas sin cerrar.
– Limpiezas y orden físicos, psíquicos y emocionales.
– Tareas pendientes.
– Cosas que estamos relegando y no terminamos de hacer.
– Limpieza interna de enfados, rencores, enganches, codependencias… que te tienen atrapado/a y no son saludables para ti.
– …

Diciembre Semana 3.

PASO 4: DARME CUENTA:

– ¿Qué cosas he aprendido este año?
– ¿Qué experiencias vitales puedo sacar de los malos momentos, de las dificultades, de los quiebres?
– ¿Qué experiencias vitales puedo sacar de los buenos momentos, de las alegrías, de las situaciones positivas?
– ¿Qué he aprendido sobre mi este año?
– ¿A que partes de mi mismo/a les he dado protagonismo este año?
– ¿Qué partes mías han sido inhibidas o poco aceptadas por mi este año?
– ¿Qué facetas y recursos míos necesito rescatar o trabajarme?
– ¿Estoy en el camino que deseo?

Diciembre Semana 4

PASO 5: AGRADECIMIENTO.

Dedica esta semana a una actitud de agradecimiento.

– ¿Qué cosas agradezco al 2015?
– ¿Qué cosas me agradezco a mi mismo/a?
– ¿Qué cosas agradezco a los de mi alrededor?
– ¿Qué cosas agradezco a la vida?

Puedes escribir tus agradecimientos. Recitarlos cual mantras. Hacerlos públicos (contárselos a la gente, publicarlos en redes sociales…) y en los casos que se pueda, incluso verbalizárselos a la persona en concreto.

índice

 

 

 

 

Diciembre Semana 5:

PASO 6: ESTABLECIMIENTO DE OBJETIVOS

No podemos adivinar ni controlar lo que vendrá. La vida tomará su camino. Pero si podemos elegir en gran medida cómo deseamos estar y cuales son nuestros objetivos.

– ¿Cómo deseo estar en 2016?
– ¿Cuál deseo que sea mi actitud, mi tono vital, mi manera de estar en el mundo?
– ¿Cómo deseo evolucionar en mis diferentes áreas de vida?
– ¿Qué objetivos tengo para este nuevo año? (Especifica)
– ¿Qué voy a hacer para cumplirlos? ¿Qué acciones específicas me invito a llevar a cabo?
– ¿Cómo voy a equilibrar la flexibilidad ante los hechos externos e inevitables de la vida con la claridad de objetivos y la responsabilidad de construir lo que yo quiero?
– ¿Cómo voy a responsabilizarme de mi vida y mi felicidad?
– ¿Cómo voy a evolucionar y crecer personalmente en este 2016?

Puede que en algún área haya atascos. Quizás no pueda limpiar, quizás no pueda sentir, quizás no pueda agradecer. Quizás me cueste responsabilizarme de mi futuro y tomar decisiones. Cuando nos encontramos en una de estas situaciones a veces sólo hay que darse tiempo y paciencia, otras es conveniente pedir ayuda a un profesional. En cualquier caso, el camino será bonito.

¡Feliz fin de 2015 y mucha luz para el 2016!

Eider Iruretagoiena (Psicologa y Psicoterapeuta del CPI -ICPNLi)

La Vida es “impresionista” (y poco racional) 

¿Es la vida justa? ¿Realmente merece la pena vivir? ¿Para qué estamos aquí y porqué sufrimos? ¿Qué es lo que pretende ese Ente que llamamos Dios (o La Vida) y que se supone que nos ha creado para “gloria y alabanza de su nombre”?

Uno observa la vida que lleva y que llevan otros y resulta lógico que, de vez en cuando, nos hagamos estas preguntas .El problema, lo que nos atormenta, es que nos cuesta mucho encontrar una respuesta clara, por lo menos desde la razón. La razón no sabe responder este tipo de preguntas. La razón no es una buena consejera o consultora para temas que se alejen de lo que ella conoce…Lo que la razón conoce y sabe manejar es lo que ya está conocido y manejado de antemano, lo que está regulado, medido…La razón sólo comprueba, certifica, analiza, incluso anticipa ,desde parámetros previamente establecidos, una realidad, y eso nos viene muy bien para aspectos concretos de nuestra vida, como leer, saber calcular los gastos del mes, respetar las leyes, planificar el trabajo, manejar útiles y herramientas, diseñar un edificio…

Pero, por otro lado, hay realidades que la razón no sabe explicar y que nos empeñamos en que lo haga. El mundo, nuestra sociedad, nosotros, adoramos a LA RAZÓN y a ella le hemos dado el privilegio de dar “Label” de autenticidad a todo lo que hacemos…todas nuestras acciones deben ser razonables

Además, hemos secuestrado a la CIENCIA para otorgar a la RAZÓN ese “Label” (relegando la exploración de otras “realidades” a la iniciativa privada y valiente de científicos que no se casan con ese tipo de CIENCIA OFICIAL), creando un matrimonio RAZÓN- CIENCIA OFICIAL, que pretendemos sea indisoluble, de manera que para que algo sea creíble debe ser “científico y razonable”, o sea, poderse demostrar con pruebas científicas y razonables, y todo lo que no se pueda verificar en esas condiciones, cae a la categoría de “no científico, no razonable” lo que es prácticamente negarle la posibilidad de ser considerado “realidad”.

Sin embargo, la Historia está llena de “realidades” que en su día fueron denostadas, negadas tozudamente, e incluso condenadas y hasta castigadas con la muerte por la “Ciencia Oficial” imperante en la época, simplemente por que no se podían demostrar con los instrumentos o conocimientos de entonces, o porque atentaban contra LA RAZÓN…

racional

Herejías de entonces son verdades absolutas hoy…Me vienen a la memoria, entre otros, los ridículos históricos de “la Tierra es  plana”, de que “el Sol gira alrededor de la Tierra”, o de que “es imposible que algo más pesado que el aire pueda volar” que en su día la “Ciencia-Razón” dogmatizaba…La “Ciencia- Razón” no tiene, por consiguiente, todas las respuestas…

Hay, por tanto, otro tipo de realidades para los que hay que usar otro modelo de canales para su percepción…y que son las que más nos afectan y deciden nuestra forma y calidad de vida: el amor, el dolor, la ira, los celos, la compasión, la esperanza, la alegría, la tristeza, la esperanza, la fe…y éstas no se pueden medir en un laboratorio (aunque lo intentan) porque son realidades subjetivas, individuales y cambiantes que no se aprenden sino experimentan, que no se miden sino que se sienten…De manera que, para responder a las interrogantes al principio expresadas, más que a la Razón, propongo acudir a la Intuición, a la Creatividad libre, y sobre todo al Corazón…es decir, a lo que algunos solemos relacionar con el lóbulo derecho del cerebro, no racional, intuitivo, creativo, más “inconsciente” aunque no sea exacto este término.

 Mi percepción íntima es que vivir es un artela Vida es una obra de arte; es como un lienzo en blanco en el que nosotros, como aprendices de pintor, damos unos brochazos aquí, un poco de color allá… a veces, como aprendices, pecamos de precipitación y corremos más de lo debido, queremos ver la obra terminada cuanto antes y nos desilusionamos y dejamos de pintar…o un mal brochazo, un color “inadecuado” nos hace dejar de creernos buenos pintores al no ver un resultado satisfactorio (lo que creemos que debería ser en vez de lo que realmente es)…sin darnos cuenta de que en realidad eso es lo que nos hace explorar, aprender, innovar…crecer dar sentido a nuestro oficio de artista.

Otras veces no entendemos qué cuadro estamos pintando, no vemos unas líneas claras que nos indiquen si vamos bien o no, y nos frustramos, sin darnos cuenta de que, lo que estamos pintando es un hermoso cuadro impresionista, en el que los golpes de pincel unas veces tienen un sentido y otras parece lo contrario, en el que da la impresión de que, en ocasiones, el color aplicado no es el más adecuado, en el que cuesta adivinar el resultado final, en el que el boceto simplemente es una orientación y no una norma rígida, en el que vale a veces más la intuición que la técnica…

Por otra parte, a menudo paramos, observamos el lienzo y sacamos conclusiones de lo que vemos en ese momento, una especie de imagen fija del estado de la obra en ese instante y sufrimos porque no la entendemos o no nos gusta y creemos que así va a ser siempre, sin darnos cuenta que con el siguiente golpe de pincel ya no es la misma imagen de antes, que tenemos la posibilidad de corregir una pincelada que no nos gusta sobreponiéndole otra…

Puede que nos desconcierte la aparente falta de información previa de lo que vamos a hacer, o cómo lo vamos a hacer, pero resulta que La Vida es una impresionista convencida y entiende que es el estilo más libre, creativo y adecuado para pintar el cuadro de la Vida…

Conviene pues, confiar más en las intuiciones del “inconsciente” y en su sabiduría y saber tener la suficiente paciencia hasta terminar el cuadro…Es entonces cuando nos alejaremos de éste y comprobaremos la extraordinaria obra de arte que acabamos de terminar, cuando realmente apreciaremos su belleza y finalidad, y quizá entonces, cobre sentido el haber vivido….

paleta

 

 

 

 

 

 

José Ángel Madinabeitia Olariaga