¿Cómo quiero comenzar la primavera? Ventajas emocionales del invierno

Es la noticia de estos días, esta en todas las bocas, en las redes sociales, en las conversaciones de ascensor… Ha salido el SOL y parece que viene para quedarse…
Y esto nos pone de buen humor, nos da energía, sonreímos y nos encontramos mejor…

Y vuelve la pregunta habitual en estas fechas ¿Cómo nos afecta el clima, el tiempo y la temperatura a nivel emocional?

Y entonces sale la gente en reportajes de la tele diciendo que se encontraba ya mal por el tiempo tan malo que hacia, que la falta de luz entristece, que esta deprimido (utilizando una vez más una patología para describir un estado de animo) e incluso alguien comenta el manido dato de los suicidios en los países con pocas horas de luz.

Y es normal que queramos sol y luz, y que estemos hartos de la lluvia y el abrigo y queramos salir a la calle, disfrutar del calor y de la claridad primaveral (aunque aún estamos en invierno).

Pero no debemos olvidar el efecto beneficioso del invierno en la psique humana. La naturaleza es sabia y sus ciclos son beneficiosos para la continuidad de la vida en cada lugar. (¿Esta deprimido un oso cuando en invierno se retira a hibernar?)

El invierno, la falta de luz, el mal tiempo, invita a la introspección. Invita a volver a la cueva interna, a contactar con uno mismo y poder hacer así acopio de energía para cuando llegue el buen tiempo. Invita al darse cuenta, invita a la autoobservación. La vida nos dice: “mírate dentro, evalúate, observa cómo estas y prepárate para la nueva etapa”

Esta estación, nos pone muchas veces cara a cara con nuestras necesidades, nuestros vacíos, nuestros miedos… Lo que como cigarra cantora no he resuelto un año más, en invierno se me presenta más real. Ya no puedo entretenerme tanto con estímulos externos y me encuentro conmigo mismo/a y con mi males emocionales.

No es el mal tiempo quien me entristece, no es la lluvia quien me deprime. No podemos negar su efecto, pero… el clima no puede conectarte con algo que no llevas dentro. Así que pregúntate qué te esta diciendo este bajón invernal. ¿Qué tienes pendiente? ¿qué esta por arreglar?

A estas alturas, hemos podido aprovechar los meses pasados para hacer limpiezas internas (y externas) y así, comenzar la primavera dejando atrás lo que sobra y dotándonos de lo que es sano y necesario para nosotros/as… Podemos despertar del letargo con fuerzas renovadas.

Y si no lo hemos hecho aún, si la pereza existencial se ha aliado con la pereza física y no hemos utilizado la crisis invernal para transformarnos… ¡este es el momento! quedan aún un par de semanas para la primavera y podemos ponernos manos a la obra…

Podemos preguntarnos:
– ¿Dónde estoy? ¿Dónde quiero estar?
– ¿Qué siento respecto a mi vida? ¿Qué me sobra? ¿Qué me falta?
– ¿Quiero seguir cómo estoy ahora? ¿Qué necesito cambiar/transformar?
– ¿Qué miedos necesito vencer?
– ¿Qué me hace feliz? ¿Qué me entristece?
– ¿Cómo quiero renacer esta primavera?

A veces estas preguntas se hacen difíciles por falta de entrenamiento en la introspección. O quizás las respuestas nos vienen grandes, nos dan miedo, nos crean ansiedad. Bien, en ese caso, puedes pedir ayuda. Esta es una buena época para comenzar un camino de crecimiento personal.

En Hualqui caso, escucha las respuestas y hazte caso.

Cuídate y quiérete. Disfruta,

Eres la persona con quien pasarás toda tu vida.

Eider Iruretagoiena

Psicologa y Psicoterapeuta del Centro de Psicología Integral

Formadora PNL y DPH

surrealistas814

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *